La escritura debe, debería ser, una de los tratamientos utilizados por psicólogos y psiquiatras para evitar el uso masivo de los medicamentos. Escribir para comprenderse y para comprender la realidad que nos rodea, escribir para desahogarse y continuar viviendo.

Cuando comenzó el tercer milenio, y con la revolución que han supuesto los ordenadores e Internet, empecé a enviar desde Brasil los primeros textos que dieron origen a las chapas. Con este nombre intentaba cubrirme las espaldas, ya que aunque sólo mis amigos las leyesen, quién sabía si mis conocidos las iban a soportar.

Con todo, lo principal de esta costumbre que se ha transformado en blog, es mi propio beneficio. Imagínense mirándose a un espejo, observándose sus defectos, sus problemas, sus errores. Comprenderse y comprender. Y protestar, protestar contra lo que considero injusto, contra la ignorancia y el engaño. Ya que ni los periódicos, ni la televisión, ni la mayoría de los políticos actuales, ni la misma organización del mundo alcanzan a satisfacerme, mis textos, mis artículos son mi queja. No se trata de convencer, ni de congregar, se trata de hablar, de expresarse, de ser uno mismo. Uno individual y único, uno más dentro de un conjunto del que es imposible salirse y que tiene que funcionar bien si queremos sobrevivir.

Como todos, uno tiene sus obsesiones, sus fantasías, su bestias negras y sus pequeños ídolos. Si alguien siente un apego sublimado por las banderas que ondean en los mástiles, si alguien piensa que un trapo o una creencia en el más allá, o en el más acá es más importante que la vida y la libertad de un congénere, le recomiendo cambiar de blog. Ni nacionalismo, ni religión son bien tratados en estos textos, como no lo son las ideas retrógradas y liberticidas de la homofobia, el machismo, la xenofobia, el neoliberalismo o el estalinismo y sus derivados. Más allá de aquellos que limitan nuestra libertad, todo es posible, si está basado en el diálogo, la contraposición de ideas; todo en pos de una dialéctica útil, que tras la batalla incruenta, entre tesis y antítesis, acabe en una síntesis siempre más sólida que sus progenitoras.

Una perspectiva eco-ecológica, -es decir una economía que tenga en cuenta los límites y las necesidades del medioambiente-, y también humanista, atraviesa la mayoría de los pensamientos y textos. La necesidad de modificar nuestras pautas de producción y consumo, y de transformar los preceptos económicos más básicos en beneficio de los seres humanos es hoy, si cabe, más acuciante, dados los desmanes financieros y la destrucción creciente del planeta. Por ello se explica nuestro interés en la arquitectura y la utilización racional de las energías.

Finalmente, otras temáticas recurrentes son el amor, la amistad y el cariño, fundamentos de todo lazo humano y elementos olvidados de la relaciones sociales, que van por detrás del marasmo económico, el consumismo desaforado y el individualismo mal entendido.

Una mezcla de todo eso es lo que encontrarán en estas chapas, ahora digitales que lanzamos a los bytes. Si les ayudan a fruncir las cejas, a atisbar una sonrisa, asentir, estar en desacuerdo, enternecer, agitar o enfadar, pienso que habrán cumplido su función. En lo que a mí concierne ya lo hicieron, evitando la locura y dándome fuerzas para levantarme cada día disfrutando de la vida.

Lista de las chapas.

Chapa 94
Chapa 93 Los ejercitos de la montaña no vencerán está vez.
Chapa 92 Recursos.
Chapa 91 Dirigentes o dirigidos.
Chapa 90 – El cromo más difícil del mundo: Petursson.
Chapa 1 Las Naciones Históricas y la paparruchas
Chapa 2 Entre Durango y Burkina Faso
Chapa 3 Sobre Toures
Chapa 4 Sobre ciertas decisiones. Hay que decidir de que lado está uno
Chapa 5 Niños; Evolución en el trabajo
Chapa 6 Luto y esperanza
Chapa 7 El disputado voto del señor ignoto
Chapa 8 Un país civilizado
Chapa 9 Recuerdos entre burros y toros.
Chapa 10 El Papa y los gays
Chapa 11 Ruego nos invadan
Chapa 12 Una palabra tuya bastara para sanarme
Chapa 13 Ciencia-Ficción
Chapa 14 Contra los turistas
Chapa 15 Mis dos cuartos de hora
Chapa 16 ¿Qué leen?
Chapa 17 Je persiste
Chapa 18 Sin ninguna gracia
Chapa 19 Alivio y Pena
Chapa 20 La triste vida de Bob la Esponja
Chapa 21 La voz de su amo
Chapa 23 – ¿Por qué mostrarse iracundo cuando estamos tan ávidos de metáforas complejas?
Chapa 24 Una tarde de cine
Chapa 25 Crónicas condalinas: I Por el sello
Chapa 26 Crónicas condalinas: II El Cimborrio y el Sicario
Chapa 27 Crónicas condalinas: III Aeropuertos del mundo
Chapa 28 Que venga y que se lleve el candelabro
Chapa 29 El factor humano
Chapa 30 Las consecuencias Caídas
Chapa 31 Opereta en Navidad
Chapa 32 Guiris
Chapa 33 El ombligo hipnótico
Chapa 34 – Revolución
Chapa 35 – 3600 segundos
Chapa 36 Democracia
Chapa 37 La respuesta de mis abuelas
Chapa 38 El vacío del sueño
Chapa 39 Es su Problema
Chapa 40 !Qué aproveche!
Chapa 41 – Peones
Chapa 42 – Avez-vous des nouvelles de M. de Lapérouse?
Chapa 43 – Estatalinas 1 – El mal absoluto
Chapa 44 – Estatalinas 2 – El común interés
Chapa 45 – Estatalinas y 3 – Mundo 1984
Chapa 46 – Todo es tan fácil para Pauline
Chapa 47 – Gordas
Chapa 48 – Los diferentes tamaños de la misma cosa
Chapa 49 – El pantano miasmático
Chapa 50 – A caballo.
Chapa 51 – Oratoria
Chapa 52 – Enemigos banales 1 – El género tonto
Chapa 53 – En algún lugar del mar de los Sargazos
Chapa 54 – Veintitantos
Chapa 56 – Los viejos
Chapa 57 – Esa yegua
Chapa 58 – Los que nos llevan
Chapa 59 – Analizando las rarezas
Chapa 60 – Fría libertad
Chapa 61 – Las enseñanzas del suicidio
Chapa 62 – El sello de Escrivá
Chapa 64 – Las últimas nevadas del invierno. 1- El reducto
Chapa 65 – La Marsellesa
Chapa 66 – Las últimas nevadas del invierno. 2-  Los dueños
Chapa 67 – Fierro literario de baja estofa
Chapa 68 – A Mano alzada
Chapa 69 – Alternativas
Chapa 70 – Lastrado
Chapa 71 – Tormenta o calabobos
Chapa 72 – Edificios mentales, ¿los derribamos o los reformamos?
Chapa 73 – Huellas nuestras
Chapa 74 – Alégreme el día
Chapa 75 – Caterva Somos
Chapa 76 – Libros para charlar en el Oresund
Chapa 77 – Con un poquito de cada uno
Chapa 78 – ¿Quién es el último de la fila?
Chapa 79 – Oh la la les espagnols!
Chapa 80 – Cuatro Años
Chapa 81 – Al oido
Chapa 82 – No
Chapa 83 – Interdependencias
Chapa 84 – Ciudadanos.
Chapa 85 – La caraba.
Chapa 86 – Ideologías virales.
Chapa 87 – Los malos políticos no son la política.
Chapa 88 – País: La cosa semántica.
Chapa 89 – Ver el mismo mundo de otra manera.
Chapa 90 – El cromo más difícil del mundo: Petursson.