Wall Street, centro de las finanzas.

En realidad se trata de un documental en dos partes. Dos partes apasionantes de un documental excelente que muestra que comprender la crisis, a pesar de su magnitud, de su complejidad y de la maledicencia estúpida de sus creadores está al alcance de cualquiera que desee ilustrar dos horas de su vida. Al principio cuesta, después uno se va enganchando y comienza a comprenderlo todo. TODO. Lo primero, que nos cueste tanto escapar del fútbol y de los cotilleos para escuchar y comprender. Lejos del miedo irracional que la mayoría de los medios de comunicación provocan con su desinformación, el documental del cineasta francés Jean-Michel Meurice (uno de los fundadores de la cadena ARTE y director durante tres años), muestra como Grecia no es más que un chivo expiatorio, una cortina de humo que oculta los desmanes financieros de los bancos y fondos de inversión norteamericanos y europeos. La loca carrera hacia el beneficio en si, ha provocado un espiral especulativa similar al fraude piramidal (Caso Madoff), con la única diferencia de que éste es legal.

En los últimos 15 años el ámbito político se ha teñido de influencias privadas que han provocado el empobrecimiento de los trabajadores y de los Estados. La caída del poder de compra de los ciudadanos y las políticas de reducción de impuestos se han asociado al aumento del endeudamiento de familias (para mantener el poder de consumo de los hogares y para que los Estados puedan seguir sosteniendo los servicios públicos). Ambos factores, economía financiera, basada en la confianza ciega en el crecimiento exponencial de los beneficios sin raíz productiva, y endeudamiento de los actores económicos clave (trabajadores/consumidores y Estado) nos sitúan en el marasmo actual.

La locura bursátil y la quimera del crecimiento vacío, sin producción ni trabajo, también ha causado estragos entre las clases medias y bajas. Todos se han creído el discurso ilusorio y han corrido hasta despeñarse. La desregulación de los mercados, la pérdida de control, por parte de las instituciones públicas, sobre el sector financiero ha sido votada por los ciudadanos. Hoy el poder es un lobby interesado donde los conflictos de interés son norma. La situación en Estados Unidos es peor, pero Europa está pagando los platos rotos.

Lo peor es que los culpables han salido reforzados económicamente, libres penalmente y fortalecidos políticamente. Privatización de los beneficios y socialización de las pérdidas. Y por detrás mayor tensión social, aumento de la xenofobia, partidos extremistas, fundamentalismos religiosos… Pero las culpas se las llevan los griegos.

Releo lo escrito y parece un panfleto. Hasta eso se ha conseguido, que las críticas racionales parezcan panfletos, que las pocas voces que se alzan con argumentos sean tildadas de antisistemas, de anarquistas. Lo más gracioso es, que no hay nada más antisistémico, nada más anticapitalista y caótico, que la deriva financiera del capitalismo actual. Paradojas.

Sólo le falta al documental una propuesta. Aquí Ustedes entran en juego.

Apasionante para quien tenga paciencia y sepa francés o alemán.

Emitido hoy en ARTE y de nuevo en las próximas semanas (el 16.10.2012 a las 10:25 y el 20.10.2012 a las 10:45): La grande pompe à phynances (France, Finlande, 2012, 52mn) y Le bal des vautours, también coproducción franco finlandesa. Con un poco de suerte lo veremos en La 2 cuando cambie el gobierno.

Mientras tanto:

http://www.youtube.com/watch?v=v8exLr-yAQU

PD, destaca entre las personas que aparecen el comisario de los servicios secretos franceses, doctor en derecho y politólogo, Jean François Gayraud, reputado por sus investigaciónes sobre el crimen organizado y las finanzas y que eun de sus últimos libros narra el desarrollo de la Crisis. Para todos los públicos y para un próxima reseña.