Paisaje islandés, foto de bsmethers.

Islandia es un pequeño país del norte de Europa que ha sucumbido como los del sur a la locura financiera, al consumo desmesurado y al crédito incontrolado. De laboratorio neoliberal y tigre vikingo ha pasado al endeudamiento y el rechazo internacional.

Sus soluciones, sin embargo, han sido diferentes. Muchos hablan de la Revolución islandesa. Es cierto que la mobilización popular y nuevos gobernantes han cambiado la orientación económica, pero no debemos sucumbir a la mitomania y ser siempre críticos. De eso trata la ciencia.

– Las políticas de ajuste y los recortes van llegado progresivamente a Islandia tras el cambio de gobierno. Las esperanzas han sido vanas y la misma población que expulsó a los ladrones de guante blanco decidió que sus alevines dictasen nuevas viejas normas. Arnaldur Indridason, historiador y sobre todo novelista, es una de las plumas más internacionales de Islandia. En sus novelas la negrura de la parte oscura de la sociedad islandesa, todas tienen una, aparece a los ojos del mundo. Dejamos aquí varias entrevistas donde Indridason explica su visión de Islandia:

“Nunca nos libramos del pasado”, entrevista en El País del 11 de octubre de 2011.
Arnaldur Indridason : “Je suis beaucoup plus optimiste que le héros de mes polars”, en Télérama del 20 de julio de 2013 (en francés).
Cercle Polar #95 : entretien avec l’écrivain islandais Arnaldur Indridason, Entrevista radiofónica durante la celebración del Festival de Cine y literatura negra de Lyon, Quais du Polar el 21 de abril de 2012.
– Y finalmente el enlace a una reseña de nuestra cosecha sobre una de sus primeras novelas: La mujer de Verde.

– He aquí el ejemplo de la avaricia humana por acaparar el error. En cualquier parte del mundo la gente, no ceja en ser gente. Repetir los caminos andados en busca del Grial que nunca se halla. El polvo del camino parece cegarnos secularmente. Islandia vota un retorno al pasado, en el País del 27 de abril de 2013, por Óscar Gutiérrez Garrido.

Iceland’s election: voters fear the EU more than a return to the bad old days, aparecido en The Guardian del 27 de abril de 2013 por Alda Sigmundsdottir. Europa da más miedo que los tiburones de las finanzas. Europa da miedo pero por su debilidad. Europa es la solución, una más que descartamos.

– Otro interesante articulo donde el escritor Andri S Magnason, autor del libro El País de los Sueños,pondera la visión un poco idílica que en la desvencijada España se tiene de Islandia. Almuerzo con Andri S Magnason, de Lluís Pelicer, publicado en el País del 22 de abril de 2013. Magnason denuncia desde la década pasada os planes para la construcción de presas y alimentar con energía barata la industria del aluminio. Con la crisis la crisis, la apertura liberal de Islandia como tranformador de la bauxita brasileña, de Surinam o Australia en aluminio gracias a su energía barata ha sido vista como única salida. La victoria de la coalición socialdemócrata ecologista ha limitado el proceso, pero las próximas elecciones pueden hacer cambiar la tendencia.

– Una mirada positiva sobre la importancia social y económica de la cultura en Islandia. Viaje al milagro cultural islandés, de Daniel Verdú en el País del 3 de marzo de 2013.

Islandia enjaula a sus banqueros, de Claudi Pérez, publicado en El Pais el 3 de abril de 2011.

– Entrevista a Olafur Ragnar Grímsson, Presidente de Islandia, “La gente no tiene que pagar por las locuras de los bancos“, por Claudi Pérez, El País 3 abril 2012.

Gente independiente, de Alicia Coronil Jónsson, también del mismo periódico y fecha.

Auroa Boreal, artículo de John Carlin, publicado en El País (Madrid) el 12 de marzo de 2012. Interesante artículo sobre Islandia, sobre las raíces de la crisis financiera, sobre la posibilidad de realizar otras políticas, que además tienen más éxito que el círculo vicioso de los recortes y la reducción del Estado. No comparto la idea de que las mujeres sean mejores gestores ni diferentes de los hombres, pero sí que es cierto que las personas más ajenas al poder pueden pensar estrategias distintas y, probablemente, más eficaces. Islandia no puede compararse con países como Grecia o España, pero, con todo, debería hacernos pensar en actuar de otra manera.